“The Show Must Go On”

Después de todos estos meses tan complejos, con una carga importante en términos de incertidumbre y de agotamiento tanto físico como sobre todo mental, de estar tanto tiempo desconectados en cuanto a lo que hasta la aparición de la pandemia conocíamos como “lo normal”, en cuanto a todo lo que tuvimos que adaptarnos para funcionar y trabajar a media máquina y en condiciones a veces muy limitadas y poco favorables, es que hoy lentamente la vida parece volver a encarrilarse.

Ahora, no podemos desconocer que muchos siguen añorando esas semanas de encierro en que por momentos, realmente, parecía que el mundo dejaba de girar a la velocidad vertiginosa de siempre. Es lo que se conoce según estudios como “el síndrome de la cabaña” o ese miedo a volver a salir y toparse con miles de personas allá afuera. Ese miedo a volver a vivir en sociedad, a ocupar el transporte público lleno o a hacer largas filas en cines y supermercados, con los riesgos que todos conocemos ahora mejor que nunca. “No me quiero contagiar”, dicen muchos con justa razón.

Lo que hoy ofrecemos como servicio es “cuidarte 24/7”, en una oficina llena de gente o en tu casa. Mientras duermes y descansas, también. Es tan noble el #Copper que se autosanitiza constantemente, sin necesidad de que estés limpiando y desinfectando con químicos que además te hacen mal, tanto a tu salud como a la del Planeta.

Internamente, en Clean Copper hoy creemos que este ya es un tema derechamente de RSE en cuanto a como queremos enfrentar hoy lo que viene. Más allá de que las restricciones y confinamientos en Chile ya están en niveles mínimos en la actualidad, el chip de las personas cambió. Ya no da lo mismo la sensación de seguridad en cuanto a tocar algo que está infectado-desinfectado, pero sobre todo hoy importa el cómo logro ofrecer esa sensación de seguridad. Si es en base al uso indiscriminado de químicos como el cloro y el amonio, paso. Las empresas que hoy no piensen en soluciones sustentables tienen garantizado, creemos, nada más que un ticket al olvido.

También es cierto que toda esta locura del SARS-Cov-2 hizo proliferar la aparición de cientos de empresas que “eliminan virus y bacterias en minutos”, pero: ¿lo hacen realmente? Esto es lo mismo que cuando vamos al supermercado y, para elegir frente a dos opciones similares, miramos los ingredientes que contienen uno y otro producto. Ahí nos damos cuenta de que a veces “no es tan así” como dicen las etiquetas. Acá es lo mismo: los estudios deben avalar esa promesa que acompaña muchas veces esa “tecnología” y es ahí donde debemos ser responsables. Clean Copper hoy ofrece tanto certificaciones locales como internacionales (en otras notas de este blog hemos incluido el link a esos estudios) pues tenemos clara la importancia que tiene este rubro en el que estamos participando.

Medidas sanitarias al alcance de todos

Es en este mismo contexto que mencionábamos en el comienzo de esta nota que hoy en día todas las empresas y negocios están tomando medidas -más o menos efectivas, ciertamente- para poder garantizar un retorno seguro de todas las personas que la componen, las que en general tienen como base las formas de limpieza comunes solo que con un aumento significativo en la frecuencia.

Continuamente, en el lugar al que vayamos, se está informando a las personas de lo importante de utilizar mascarillas y alcohol gel y las compañías, en paralelo, han aumentado en hasta un 300% sus gastos en personal de limpieza y productos químicos.

Y claro, pues la idea fundamental de todo esto es mantener los espacios comunes lo más limpios y sanitizados posible, dado que el 80% de los contagios de enfermedades dañinas para la salud se propagan a través del contacto con superficies contaminadas y NO por el contacto con alguien enfermo, como comunmente se piensa.

Dicho esto, mientras más limpios estén los lugares menos contagios. Hasta ahí todo bien. El problema aquí está en que para que todo este limpio se requieren recursos que muchas veces sobrepasan los limites en los presupuestos y, por otro lado, debemos asumir y confiar que las personas están cumpliendo con las medidas, tanto por el lado de usuario como de quien limpia. Y de paso un “detalle”: que lo que se ocupa para limpiar no me afecte la salud o dicho de otra manera, que la cura no sea peor que la enfermedad misma.

La verdad no nos consideramos próceres ni tampoco los mejores. Solo nos consideramos visionarios (fundamos @cleancopper en 2017, bastante antes del inicio de la famosa pandemia) y responsables con el cuidado de las personas pero también del medioambiente. Es por eso que nos gusta pensar que “Esta es Nuestra Contribución al Planeta” pero dicho con hechos, no palabras. Después de todo sacamos los químicos de la ecuación. Los contagios también. Después de todo, como decía la canción de Pink Floyd, “The Show Must Go On”.

Bienvenidos a nuestro mundo. El mundo Clean Copper. ¡Gracias por leernos y ayúdanos a difundir estas noticias! Para que juntos, #VolvamosATocar.

NO+ QUÍMICOS

NO+ CONTAGIOS

#VOLVAMOSATOCAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *